Reparación de la vía del trenillo tras las fuertes lluvias (1/6)

Plano, del ING, donde se aprecia el Km. 42 de la vía del trenillo, donde se produjo el derrumbé de parte de la vía.
Se puede apreciar, en este plano del ING, el trazado de la vía del trenillo. El derrumbé de parte de la vía se produjo cerca del arroyo Sequillo (Km. 42).

Corría el mes de octubre de 1895 cuando, tras las fuertes lluvias, la vía del tren de Valdepañas a Calzada (el trenillo) sufrió graves desperfectos en el puente del río Jabalón y al lado del arroyo Sequillo, a la entrada de Calzada de Calatrava. Esto ocasionó que no pudiera circular el  tren hasta que las obras finalizaran. El cómo se llevo a cabo dichas obras puede encontrarse en las cartas que Perico (hijo de D. Pedro Ortiz de Zárate) envió a D. José María Zavala Ortés de Velasco (senador por la provincia de Álava e hijo de la condesa de Villafuertes, que fue dueña la finca de Sacristanía). 

Carta del 31 de octubre de 1895

Querido amigo José Mª: En este momento, con hora y media de retraso en el mixto de Andalucía, sale su hermano el Conde [se refiere a Federico de Zavala Ortés de Velasco, conde de Villafuertes, hijo de Mª Josefa Ortés de Velasco y Urbina –que fue dueña de la finca de Sacristanía] para Madrid.

Supongo a Vd. ansioso de noticias relacionadas con el desperfecto o desperfectos sufridos en el ferrocarril, ocasionados por los últimos temporales, y voy a tener el gusto de transmitirle, relativamente, tranquilizadoras nuevas.

Ayer llegó el Ingeniero de la División Sr. Loring (hijo del Marqués) y el Ayudante de esta sección a verificar detenida inspección de toda la línea y, en particular, de los puntos que han dado lugar a las actuales interrupciones. Como tenía ya buena, aunque modesta amistad con el Sr. Loring, éste se mostró lo más amable y condescendiente que Vd. se puede figurar, autorizándonos para que se establezca, provisionalmente, andamiaje que sustituya la aleta del puente [en referencia al construido en el río Jabalón] y, una vez establecido paso para los trenes y cuando buenamente se pueda, se levante la aleta destruida previo reconocimiento de los cimientos, los cuales es seguro nada han sufrido. En este punto admiro la magnífica mezcla y solidez de las obras, admirándose de que, batido por las aguas al descubierto y por detrás el estribo del puente, ningún desperfecto ha sufrido.

Carta de Perico a José Mª de Zavala informando sobre desastre en la vía del trenillo.
Carta de Perico a José Mª de Zavala informando sobre el desastre en la vía del trenillo.

Fuimos después a las dos cortaduras del Kilómetro 42 [al lado del arroyo Sequillo] e indicó le parece conveniente hasta para que evitemos nuevos prejuicios de reparaciones, construyamos junto al pontón una pequeña alcantarilla pero no por el estilo lujoso y caro de todas las obras que tenemos sino lo más barata posible, es decir, con buena mezcla pero nada absolutamente de piedra labrada; y aún esto también más como consejo y súplica que como imposición. Y con esto, y comiendo muy amigablemente y muy deprisa, se terminó la visita de Inspección alegrándose de que hayamos llamado a Elósegui, porque así se evitan hacer el reconocimiento del puente y dan por bien hecho cuanto él haga. Dentro de 15 días volverá Loring acompañado de su padre a pasar un día en Montanchuelos, y con ellos pasaré a Puertollano donde me enseñarán la bonita maquinaria traída y grandes trabajos de preparación que tienen hechos en su gran coto minero.
Aunque incompetente en absoluto, me parece y sólo lo consigno porque tenga Vd. una idea de los desperfectos sufridos, que con cinco mil pesetas o menos volverá a quedar la vía en tan buenas condiciones o mejores condiciones que se encontraba antes del último temporal.

Parece confirmarse se construirán dos importantísimas bodegas en el Moral con empalme a nuestra línea, lo que mejorará mucho el tráfico de nuestro ferrocarril en dicha estación, tanto en uvas como en vino.

Cariñosos recuerdos a Trinidad, sus hijos y Mademoiselle.

Perico.

Fuente: Documentación depositada en FSS por la familia Martínez de Pisón Verástegui.

Deja un comentario