Reparación de la vía del trenillo tras las fuertes lluvias (6/6)

Un talón resguardo del envío por ferrocarril de dos jaulas con 30 perdices
Un talón resguardo del envío por ferrocarril de dos jaulas con 30 perdices. Las perdices se cogían en el mes de agosto en las fincas de Montanchuelos y Sacristanía y eran enviadas a una finca que Zavala tenía en Vitoria (La Perdiguera).

En carta de 20 de noviembre de 1895, Perico informa a Zavala de que han venido a inspeccionar el estado de la vía y las próximas obras que se llevarán a cabo. También habla sobre fecha de terminación de los trabajos, de su coste y de la puesta en circulación de los trenes en toda la línea.

Querido amigo José Mª: De un lado mis ocupaciones, y de otro el saber que en su diaria correspondencia con Pino éste le enteraba de la marcha de los trabajos y reparaciones que hemos tenido que efectuar en la vía con motivo de los desperfectos causados por la última y por la grande desconocida riada, es por lo que en tantos días no le he escrito.

Ayer vino el Sr. Casado, Ayudante de la División, a inspeccionar el estado de la línea, la vimos muy detenidamente, mostrándose muy complacido del estado de toda ella y de la aleta supletoria o provisional del estribo del puente del Jabalón. Quedamos en que cuando nos convenga y por poco dinero haremos entre dicho estribo y la primera alcantarilla un refuerzo de piedra en seco que proteja el terraplén, que en cuanto baje el río recogeremos la piedra labrada y por el verano reconstruiremos la aleta y haremos de piedra en bruto, sin labra ninguna, una alcantarilla en el lado de aquí del pontón del arroyo Sequillo, con todo lo cual y gastando, relativamente, muy poco dinero quedará la línea en condiciones de no temer por nuevas riadas.

El sábado terminará el tren de trabajos de toda reparación y entonces, que se pagarán las cuentas, le diré el coste a la que ha ascendido la reparación de toda la línea.
Otro de los motivos de no haberle escrito es el que he estado, después de conseguida la circulación de trenes en toda la línea, dos días en mina y, con la debida reserva, le diré, aunque me tache de optimista o loco, que confío fundadamente en que, si Dios quiere, a fines de la próxima primavera embarcaremos en la Calzada mineral muy rico y mineral pobre, de filones que tenemos ya descubiertos.

En este país y sin duda como compensación a que hemos perdido con la riada toda la cosecha de patatas, se prepara una buena campaña vinícola, la cual ha de notarse en el tráfico del ferrocarril, y que se conoce en el mucho vino que exporta el Moral.
Es tan activa la vida que hago que no tengo tiempo para nada, hasta el punto de que estamos afines de Noviembre y no he tenido un día disponible para tirar a las perdices de Montanchuelos, que son muchas, y no han oído todavía un disparo.

Esperando merezca el asentimiento de Vd. y viniendo ya en su lugar mañana aquí.

Perico.

Fuente: del archivo de la  Fundación Sancho el Sabio.

Deja un comentario