El convento de Santa María del Rosario

Ruinas del Convento y Palacio de Rosario del Monte. Foto de Codorníu.
Ruinas del Convento y Palacio de Rosario del Monte. Foto de Codorníu.

Vulgarmente conocido como del Rosarito, fue el primer convento en el que ingresó el beato Jorge de la Calzada y está situado sobre un cerro desde el que se ve el pantano. Sus restos se encuentran situados en una finca agrícola llamada “El Rosarito”, de propiedad particular, como el castillo de Salvatierra, y de acceso restringido. Esta finca tiene como casa un palacio con el mismo nombre, que fue propiedad de los Condes de Oropesa y cuya construcción se le atribuye a Juan de Herrara, que linda, al este, con el convento y se accede por un camino particular, situado en la carretera CM-5102 que va desde La Calzada de la Oropesa hasta las Ventas de San Julián.

El palacio, ejemplo de arquitectura civil residencial del siglo XVI, es un edificio del siglo XVII de planta centrada con cuerpos de planta cuadrada a modo de torreones en las esquinas. Tiene un patio en la fachada norte donde se alojaban las caballerizas y el servicio, y un jardín de entrada en la parte meridional. Es de tres pisos, con buhardilla, cristalería, porches y corredores. Lo fundó Fernando Álvarez de Toledo con intención de retirarse para vivir al lado de los frailes que habitaban el convento.

El convento de Padres Franciscanos Descalzos fue fundado a fines del siglo XVI por el quinto Conde de Oropesa, D. Juan Álvarez de Toledo, sobre el edificado y fundado por los Padres Servitas en 127 y que abandonaron con otros doce conventos de su fundación en 1395. Inmediato a él se encuentra el Palacio de recreo, propiedad que fue de los Condes de Oropesa y del Excmo. Sr. D. Enrique Gutiérrez Salamanca. Del convento no quedan más que una parte de las paredes. Se llamó del Rosarito por ser de los estatutos de la Orden rezar en comunidad todos los días el Rosario a la Virgen; siendo extinguida la Comunidad en 1834. La dirección de la obra estuvo a cargo de San Pedro Alcántara, muy estimado del Conde D. Juan. Se considera más antiguo que el de Arenas, fundación también de San Pedro Alcántara, con el título de San Andrés del Monte, el cual se comenzó el año 1561. Ambos conventos se demolieron en 1786, reedificándose el del Rosarito a expensas del Ilmo. Sr. D. Julián Gascuña, Obispo de Ávila, y el de Arenas, donde yace el sepulcro de San Pedro Alcántara, por el Ilustrísimo Sr. D. Joaquín de Osma, confesor que fue de Carlos III.

Vista de las ruinas del Convento y del Palacio del Rosarito. Fuente: Maps de Google.
Vista de las ruinas del Convento y del Palacio del Rosarito. Fuente: Maps de Google.

En el convento se custodiaban varias reliquias y tenía pinturas de Claudio Coello –Santo Domingo y Santa Rosa. Tuvo varias reformas, sufrió desperfectos en la Guerra de Sucesión, donde los frailes se pusieron de parte de Felipe V, y en la Guerra de la Independencia –sufrió el decreto dictado por Napoléon contra las órdenes religiosas y fue destruido en parte, descendiendo a diez el número de frailes. Es desamortizado en 1834, abandonándolo los frailes.

Sus frailes franciscanos descalzos se sustentaban mediante el cultivo de un huerto y las limosnas que pedían. Actualmente sólo quedan unas ruinas del edificio de la iglesia, una espadaña y los restos del camarín de la Virgen y de las dependencias conventuales.

Deja un comentario