Ceremonias durante la cena en días de colación

Puerta de Hierro del Castillo y Torreón de la Campana de la Vela. Foto de los años 20 del siglo pasado.
Puerta de Hierro del Castillo y Torreón de la Campana de la Vela. Foto de los años 20 del siglo pasado.

Al Prelado no lo avisa el despensero, como en los días de no colación, sino el encargado del refectorio: entra en la sala de la Administración y dice, una vez hecha la venia, que ya está la colación prevenida y el Prelado, como nunca entra el refectorio de noche, le manda que vaya a avisar al Superior y si éste está ausente al Anciano más antiguo. A los dos los avisa, haciéndole la venia, y se va a esperarlos al refectorio en el que habrá la prevención siguiente:

  • En la noche de colación no hay manteles en las mesas desnudas sino sólo una servilleta en cada asiento más los demás utensilios –vasos, platos, cuchillos, saleros, etc..
  • Una hora antes de avisar para colación avisa el religioso que cuida del refectorio al despensero que en la despensa hay colación para la comunidad y si le dice que no hay para prever las mesas más que lo normal y un panecillo en cada servilleta el religioso va al Prelado y le dice que se sirva mandar dé colación porque no la hay en la despensa. Entonces el Prelado le autoriza para que coja del aposento de la fruta algunas camuesas [variedad de manzana] u otra cosa que lleva y pone en cada uno de los asientos –guardando para el despensero y para los que han de servir la mesa y para los que han de hacer colación de segunda mesa en la cena.
  • Una vez ha entrado el Superior o Anciano Presidente se hacen las ceremonias y venias referidas ya: toca la campanilla y los religiosos se ponen en su sitio en ambos choros enfrente de sus asientos, hace venia al Santísimo Cristo y se sienta cada religioso en el lugar y en la forma como ya se ha dicho, quedando en pie los dos religiosos que sirven de primero y de segundo, que echa venia, sirve de primero y toma en la ventana el frasco de vino y lo reparte.
  • El cantor o subcantor en ausencia de aquel se quita el bonete, se levanta y dice, mirando al que preside y en voz clara, Benedicite. Se quita el Presidente el bonete y echa la bendición haciendo la señal de la cruz con la mano y dice que se sirvan los alimentos y las bebidas y la Comunidad, que está sin bonete, responde Amén y volviéndoselos a poner acercan las mesas, descosen las servilletas y se acercan el plato de la fruto pero cuando la terminan ninguno saca el plato hacia afuera.
  • El que sirve de primero trae de la ventana el frasco de vino y comienza a echarlo comenzando a echarlo por el Superior, sigue con los de la mesa del choro de éste y, por último, a los de la mesa del Prelado. Si el que preside es un Anciano se comienza por él, se prosigue por su choro y se termina por el otro según ya se dijo.
  • Echa la colación el que sirve de segundo se ocupa de traer los platos mientras que el que sirve de primero echa el vino y el agua.

Para servir a colación no se quitan los mantos los que sirven y se da en platos que se traen desde la ventana de la cocina. Se sirve en la forma que se dieron los platos en la comida. Una vez dado los platos se quedan los que han servido junto a las mesas desnudas esperando que acabe la Comunidad. En la colación no hay lecturas sino que todos están en silencio.

Cuando el Superior o Presidente ve que todos han acabado dobla su servilleta y lo mismo hacen todos, pone el plato en que ha comido el pan que le ha sobrado y saca el plato a la parte de afuera del salero –y lo mismo hacen todos en ese instante. Entonces, el más antiguo de los que sirven va a la mesa del Superior, toma su plato y lo lleva a las mesas desnudas y con el otro que sirve va sacando cada uno de los platos, comenzando por el Anciano más antiguo de cada choro y poniendo unos platos sobre otros. Los platos los ponen unos sobre otros llevándolos hasta las mesas desnudas. Los platos que se trajeron de la cocina con la ensalada o colación se llevan a la ventana y si la colación era fruta que estaba prevenida se deja en las mesas desnudas. Si los que sirve no pueden llevarse todos los platos de un choro de una vez, llevan algunos a las mesas desnudas y vuelven a por los restantes. Si el que preside en el Refectorio no es el Superior, su plato se saca con los demás de su choro.

Quitados los platos, el Superior o el Anciano Presidente dice, en voz clara, la oración Retribuere dignare [tenga la bondad] con el bonete quitado y todos, también descubiertos, salen de sus asientos volviendo el rostro a la imagen del Santísimo Cristo haciendo una inclinación. No se guarda orden al salir. El Superior echa la venia al Santísimo Cristo, se pone el bonete y toca la campanilla para que sepa la Comunidad que se ha terminado la colación y, volviendo a hacer segunda venia al Santísimo Cristo, se sale del refectorio con el bonete puesto. El religioso que cuida del refectorio, que estará en pie cerca de las mesas desnudas, les hace a todos venia.

El Paje del Superior le espera fuera de la puerta del refectorio con una vela. Los demás esperan a que salga para hacer ellos lo mismo.

Deja un comentario